Select Page

Aunque conforme van pasando los años nuestro organismo requiere más ayuda para estar sanos, hay acciones que podemos tomar o hábitos que pueden ayudarnos a estar lo más saludables posible, este es el caso de nuestros huesos.

¿Cómo se logran unos huesos sanos?: el calcio es lo primero que seguro viene a tu mente y es lógico, es la sustancia más famosa por lo bueno que es para nuestros huesos, pero hay otros que debemos incluir en nuestra dieta y rutina, como la vitamina D, el magnesio, la vitamina K y la actividad física regular también son importantes.

Veamos cada una de ellas:

Calcio

Agrega una buena fuente de calcio a tu dieta, por ejemplo: leche, queso y yogurt son las fuentes naturales de calcio más ricas. Otras fuentes de calcio son almendras, brócoli, col rizada, higos y tofu.

Vitamina D

La exposición al sol desencadena la producción de vitamina D, pero debes tener cuidado, porque el exceso puede provocar cáncer de piel; ponte un protector solar. Hay solo unas pocas fuentes de alimentos naturales de vitamina D, por ejemplo, las yemas de huevo y los pescados grasos como el salmón y el atún.

Magnesio

Lo puedes adquirir de las almendras, espinacas, frijoles negros, avena, mantequilla de maní, aguacate y papa.

Vitamina K

Las verduras de hoja verde, como la col rizada, el nabo, la lechuga, las espinacas y el brócoli, son ricas en vitamina K.

Actividad física

El ejercicio regular con pesas estimula los huesos y los fortalece, también puedes optar por correr, caminar, bailar, jugar tenis, gimnasia, baloncesto, voleibol y fútbol.

Lo que debes evitar para cuidar tus huesos es:

  • No fumar
  • No tomar bebidas alcohólicas
  • Evitar una dieta y alimentación desordenada