Select Page

No necesitamos ser unos obsesivos de la limpieza para mantener en orden nuestro hogar. Lo que requerimos es hacerlo bien y aquí te decimos cuáles son los errores más comunes que cometemos al tratar de limpiar nuestra casa.

  1. No sobrecargues el lavatrastes. Si le colocas demasiados utensilios el jabón no alcanzará a llegar a todos ellos y si tienes la costumbre de prelavarlos, menos te darás cuenta. No prelaves los trastes, solo quítales los restos de comida y no satures la máquina.
  2. Las tablas para cortar necesitan un lavado más a fondo ya que en la madera se adhieren restos de alimentos que no se quitan con una sola pasada. Trata de ponerlas a remojar un rato y después lávala con una esponja dura.
  3. Los grifos, manijas y perillas de las puertas son algunas de las áreas más tocadas en nuestro hogar, por lo que también son las que más se ensucian. Límpialas con una toallita desinfectante diariamente para mantener a raya a los gérmenes.
  4. ¿Superficies rayadas? Es posible que estés usando tu toalla para limpiar en exceso y propagando gérmenes mientras lo haces. Incluso si su toalla no parece vieja, debe lavarse después de cada uso y cambiarla antes de que esté hecha girones.
  5. Los plumeros lejos de limpiar el polvo lo único que hacen es esparcirlo. No son una buena herramienta para limpiar, mejor utiliza un paño o trapo.
  6. No almacenes el cepillo para limpiar la taza del baño cuando está húmedo, mejor déjalo escurrir y cuando esté seco guárdalo, ya que si acostumbras guardarlo mojado solo estarás cosechando bacterias en ese rincón de tu baño.
  7. Los botes de basura también deben limpiarse. No esperes a que despidan un mal olor, límpialos con jabón y/o cloro una vez por semana, así evitarás los malos aromas y la creación de bacterias y gusanos.
  8. Dedícale unos minutos al teclado de tu computadora. Dale la vuelta y verás todo lo que cae de él. Te recomendaríamos no comer junto al teclado, lo que sería ideal, pero este también recopila polvo que hay en el ambiente, así que dale la vuelta seguido para limpiarlo porque entre las teclas de alojan todo tipo de partículas.
  9. Poner más detergente o suavizante a la ropa no la hará más limpia ni más suave, al contrario, puede provocar que las telas se vuelvan duras, grasosas, ásperas y que, por ejemplo, las toallas pierdan su poder de absorción. Sigue las indicaciones el fabricante.
  10. Las esponjas para lavar también deben ser desinfectadas y remplazadas cada determinado tiempo para que sean efectivas al limpiar. Cámbialas cada 3 semanas y desinféctalas constantemente. Para hacer esto, remoja la esponja en agua, colócala en un plato apto para microondas, luego calienta durante un minuto.