facebook
Logotipo Grupo Sadasi
Select Page

Ser propietario de una casa significa la realización de un sueño, echar raíces, establecerse y empezar una vida con estabilidad. Es tu espacio y la idea de que sea tuyo te da la libertad de hacer las modificaciones que tú quieras sin tener que consultarle a nadie, salvo a tu pareja. Es un gran logro.

Y como ya hemos comentado en artículos previos: es mejor decisión adquirir tu propio hogar que continuar rentando y echando tu dinero a la basura. Recuerda, lo que pagas de renta bien puedes utilizarlo para pagar las mensualidades de tu propiedad.

Para que te convenzas por completo aquí te enlistamos algunos beneficios que obtendrás al tener tu propia casa:

Inviertes en tu patrimonio: Esos 5, 6, 7 o 10 mil pesos mensuales que pagas de renta pueden destinarse a pagar tu crédito inmobiliario y a tener la certeza de que en un periodo determinado habrás pagado tu casa.

Beneficios fiscales: Las personas físicas pueden deducir los intereses reales devengados de su crédito, es decir, los ya pagados. Así que pregúntale a tu contador y aprovecha estos beneficios.

Tú controlas tu espacio: Es tu casa, así que puedes hacer lo que quieras con ella, a diferencia de una rentada en la que no puedes ni cambiar el color de las paredes. Eres completamente libre de adaptar tu casa a tus necesidades y recuerda que hacerle mejoras incrementa su valor en el mercado.

Dejas de moverte: Si rentas una propiedad el dueño puede pedírtela al término del contrato que hayan acordado o antes, eso influye a nivel psicológico en ti y en tu familia pues no tienen estabilidad y es estresante tener que buscar otra propiedad que se ajuste a sus necesidades. A nivel económico también afecta, pues hay que contratar mudanza, reunir para el depósito y los meses que te pidan de adelanto. Al tener tu propia casa nadie te mueve de ahí a menos que tú lo decidas.

Comprar tu propia casa te da grandes beneficios, no solo materiales, sino sociales y emocionales, tan solo piensa en lo gratificante que sería para toda tu familia saber que ese lugar es suyo, que nadie los va a mover a menos que ustedes lo decidan, que pueden decorarlo a su gusto y crear miles de experiencias en familia. ¡No hay nada como eso!

Así que decídete, revisa todas las opciones que Sadasi te ofrece para que obtengas tu crédito hipotecario y la casa que siempre has soñado.